Infancia

Hay quienes aseguran que la infancia determina gran parte del futuro de una persona y por este motivo se debe cuidar especialmente para asegurar una sociedad lo más sana posible. Nuestro compromiso con la infancia ha estado presente desde el principio. Si has visitado África, habrás comprobado que es imposible no asociar el viaje con los niños. Sus juegos, sus risas y su curiosidad acaban llenando nuestros recuerdos del continente.

Por esta razón, nuestros primeros talleres estuvieron dirigidos a ellos. Cursos de fotografía y video en los que los pequeños retrataban a sus familias, hogares, animales y costumbres, sorprendiéndonos con imágenes tan hermosas como divertidas. A partir de entonces no ha cesado nuestra colaboración y hemos tratado siempre de atender sus necesidades y mejorar sus condiciones de vida.

A lo largo de estos años, hemos organizado campañas de salud e higiene dental, de las que se han favorecido más de mil niños; hemos hecho intercambio de video-cartas entre colegios españoles y senegaleses; hemos favorecido la donación por parte de centros de enseñanza de material escolar, libros, juegos didácticos, uniformes y prendas deportivas.

Hemos gestionado la operación en España y en Senegal de varios niños que necesitaban de intervenciones quirúrgicas. En la actualidad mantenemos dos proyectos relacionados directamente con la infancia, aunque seguimos creando y colaborando en otras acciones dirigidas principalmente a la salud y la educación.

Desde el año 2017 colaboramos con una daara, una escuela coránica que acoge un grupo de niños talibés entre los seis y los catorce años. En la daara realizamos todo tipo de actividades educativas, desde labores de higiene personal, cuidado del entorno, juegos, clases de alfabetización, hasta el montaje y mantenimiento de una huerta.

Esta colaboración, que a día de hoy consideramos nuestro proyecto estrella, es también una de nuestras mayores satisfacciones por la mejora observada en este grupo de niños que han pasado de pedir en la calle a tener la esperanza de labrarse por ellos mismos un futuro.

El segundo proyecto es una pequeña escuela infantil situada en el barrio de Kandé Alassan en la ciudad senegalesa de Ziguinchor, que acoge a 70 niños entre los dos y los cinco años pertenecientes a familias que en muchos casos no disponen de medios para pagar una guardería. Este lugar, que dirige una mujer maravillosa y empoderada llamada Mariama, permite que las mujeres del barrio puedan dejar a sus hijos en un lugar seguro mientras acuden a sus trabajos.

Gracias a la contribución de nuestros socios, las jóvenes maestras se aseguran un pequeño sueldo, además de cubrir el suministro de material escolar. También gracias a donaciones dirigidas a este proyecto, hemos podido mejorar las instalaciones, cambiando la cubierta y reforzando las paredes. A su vez, les hemos provisto de pizarras, bancos y alfombras que han transformado las aulas en un lugar mucho más acogedor.

 

Colabora con nosotros: Hazte socio/a | Haz una donación